Álvaro Uribe quedó libre

 

La jueza no le dio mayor trascendencia a eso y dio inició a la audiencia. Sin embargo, la togada sorprendió al inicio de su intervención cuando dijo que su veredicto no entraría cuestionar los avances y diligencias que tuvo el proceso previamente en la Corte Suprema de Justicia. Señaló que probablemente el fiscal Gabriel Jaimes se equivocó cuando en la audiencia anterior entró a cuestionar la diligencia de indagatoria hecha por la Sala de Instrucción cuando ese asunto no correspondía a la discusión actual. Agregó que esto llevó a que se desviara la diligencia de su verdadero propósito: estudiar si la medida de aseguramiento sobre Uribe debía continuar o no. De esa forma la jueza se desmarcó de la postura de la Fiscalía y sacó bandera blanca frente a la Corte Suprema.

En ese momento se entendió, tácitamente, que ordenaría la anulación de la detención de Uribe. La jurista se extendió un poco más “en la explicación de la decisión” antes de pasar a anunciarla. Dijo que en la Ley 906 o sistema penal acusatorio (marco normativo en que se tramita el caso del expresidente ahora) para imponer una medida de aseguramiento se requiere que esta sea solicitada por la Fiscalía ante juez de garantías quien debe analizar y determinar su viabilidad. Ese fue otro punto para la defensa de Uribe. Los abogados del expresidente cabalgaron sobre ese argumento en la audiencia previa.

La jueza dijo categóricamente que equiparar la indagatoria y resolución de situación jurídica dados por parte de la Corte Suprema en ley 600, a la imputación que exige el proceso en el marco de la ley 906 es “desnaturaliza” este sistema cuya característica es ser garantista.

“Por todo lo expuesto esta funcionara accede a la petición de la defensa del señor Álvaro Uribe”, dijo la jueza. La togada señaló que su orden debe ser cumplida de inmediato.

La reacción del expresidente Uribe se dio inmediato. El ahora exdetenido trinó: Gracias a Dios.

 

 descarga