Michael Flynn copiaEl general retirado Michael Flynn, de 58 años, es nombrado como  asesor de Seguridad Nacional, cargo actualmente ocupado por Susan Rice. Entre el 2012 y el 2014 dirigió la Agencia de Inteligencia de Defensa. Entonces fue criticado por sus declaraciones hostiles contra el islam. Flynn también es conocido por su postura conciliadora con Rusia y China.

Es el cargo más influyente en asuntos de seguridad nacional y quien lo ocupa se convierte en una de las personas más poderosas del gobierno de Estados Unidos.

Como consejero especial del presidente, el Consejero de Seguridad Nacional es el que influye de forma más directa sobre el mandatario en los asuntos vinculados al Pentágono, el departamento de Estado y la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Flynn tiene una larga historia de controvertidas declaraciones y fue despedido como director de la Agencia de Inteligencia de Defensa en 2014 por el presidente Barack Obama

. El trabajo del asesor de seguridad nacional es visto como fundamental para la implementación de la visión del mundo de un presidente en los distintos departamentos y organismos que participan en la seguridad nacional.

Flynn disfruta de un fantástico acceso y credibilidad con Trump, sobre todo porque ha tenido varios períodos de servicio en el campo de batalla.

Es el primer ex alto cargo castrense en apoyar a Trump, que ha recibido muchas más críticas que elogios del mundo de la seguridad nacional.

En un artículo, pidió la extradición a Turquía del clérigo Fetulá Gülen,exiliadoen EE UU y al que Ankara acusa de estar detrás del intento de golpe de Estado en julio. Tras dejar el Ejército, Flynn impulsó una consultoría que trabajó para el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Flynn es elogiado por su habilidad en desmantelar redes terroristas en Afganistán e Irak, y por alertar de que el extremismo islámico, antes del auge del ISIS, no estaba en declive. Obama lo nombró en 2012 director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, pero a los dos años fue despedido. Sus detractores alegan que el motivo es que carecía de la experiencia necesaria para manejar a 20.000 empleados. Sus defensores, que lo apartaron por refutar la visión optimista frente al yihadismo. A partir del 20 de enero, cuando Trump asuma la presidencia, afrontará su mayor prueba.